Batalla ninja hasta la muerte

japonésEran las 7 de la mañana y el olor del café, el jugo de naranja, los huevos y panqueques inundaban el apartamento. Hikari contemplaba con calma unos azulejos que cantaban, postrados en el árbol de afuera. De vez en cuando se le venían como flashes las imágenes de la pelea de cuchillos que había tenido el día anterior. De repente los azulejos se espantaron por algún motivo, tal vez tras sentir la mirada de Hikari, y éste empezaba a sentir claustrofobia en su pequeño apartamento.

Caminó hasta la entrada para buscar su abrigo y en ese instante escucha como se rompe el vidrio de la ventana por la cual miraba. Cuando voltea, un ninja con dos cuchillos enormes, brillantes y afilados. Hikari busca un arma a sus alrededores pero no encuentra ninguna. Entonces el ninja, vestido de negro, ataca. Hikari lanza una patada que aterriza en el pecho del ninja.

Éste, por la potencia del golpe, sale lanzado hasta la mesa donde hace unos segundos había estado sentado Hikari, derribando platos y vasos de vidrio que rompían. Hikari se acercó y levantó su pierna con el fin de rematar con el talón, en forma de hacha, pero el oponente esquivó el golpe y la mesa de madera en que se apoyaba quedó vuelto añicos.

Entonces su oponente le lanzó una patada desde el suelo, haciendo a Hikari perder su equilibrio, hasta caer al suelo. Solo fue un segundo el que tuvo para ubicar a su adversario y detener el filoso cuchillo, justo antes de que perforara su ojo. Ahora se trataba de una lucha de mucha fuerza y concentración, para intentar despojar a su adversario del arma. El hecho era que tenía la posición desfavorable, pero algo dentro de él le decía que iba a salir de esta…

¡Invéntale un final a esta narración!
Otras publicaciones:

La orquídea en el desierto

Rick y los amigos tenían ya varios meses viajando por Latinoamérica de mochileros En uno de los hostales, en medio de una locación remota, ...

Batalla ninja hasta la muerte

Eran las 7 de la mañana y el olor del café, el jugo de naranja, los huevos y panqueques inundaban el apartamento Hikari contemplaba con calma unos ...

Romina y la Dávalos en el círculo de la moda

En el solo escuchaba murmullos indescifrables, sin embargo, de repente los murmullos se tornaban más claros “Romina Romina” Romina despertó sin ...

El tren de la fortuna

Dominic estaba sentado en el techo del tren, rodeado de azul y amarillo Desde ahí sentía el cálido aire con fragancia de hojas secas en su rostro ...

Explorando SB-143

Después de años luz, por fin habían llegado a su destino Las condiciones atmosféricas eran tan similares al planeta tierra, que ni siquiera ...

La transformación de Pelusa

Andrea se durmió, como todas las noches, con su amada Pelusa a su lado, ronroneando Cuando despertó, enseguida saltó del susto Pelusa estaba ...

Deja un comentario