3 Comments

on “A partir de esta imagen inventemos una narración
3 Comments on “A partir de esta imagen inventemos una narración
  1. Explosión de color

    Moria por dentro. Hace ya tres meses que mi amado Frederick habia partido a la ciudad por trabajo y no regresaba. Alguna vez habia querido ser pintora profesional pero las opiniones de los expertos en el tema que veian mis obras no eran muy alentadoras, y por algo debia ser. Sin embargo la furia y el desespero que sentia por dentro tenia que liberarlo de alguna forma asi que un dia cogi mis materiales y descargue toda esa rabia que sentia. Pinte y pinte y pinte, como loca sin nningun orden tiraba los colores a los cuadros, incluso me empece a pintar yo misma. Siempre por intuicion supe que esa clase de sentimiento de alivio que se bota al crear arte trae solo cosas buenas, el universo agradece esas acciones. Cuando termine mi obra senti que alguien toco mi hombro. Di la vuelta y era Frederick esperandome con su bella sonrisa y hermoso cabello rubio. Nos besamos y nos besamos… explosion de color.

  2. y al pintar me di cuenta que mas que pintor era un enamorado del amor. desde siempre oi decir que negro ni el telefono pero el que lo dijo se equivco, porque los colores esconden la verdadera naturaleza de todo lo echo, de todo lo creado, asi fui creciendo en armonia con la creacion amandolo todo y a todos, ya no vive mas la discriminacion por ningun color y todos son hermosos, entonces entendi la belleza conque debia pintar el mundo y lo que se mueve en el, devia pintar con el color de la alegria que abarca desde el sentimiento mas hermoso hasta el mas doloroso, del mas ambicioso hasta el mas humilde, porque lavida es color y aun en la tormenta y en la triztesa la hermosura del gris se transforma en blanco y del blanco a todos los colores posibles que reflejann como estamos y como nos sentimos, porque para algunos presas de las viscicitudes hasta los colores mas brillantes sonn grises y negros.
    El color de la felicidad depende de la armonia interior,

  3. Así pensaba , mientras se debatía entre la vida y la muerte, o es primero la muerte y luego la vida. Se ajustó el cinturón. Notó que había bajado de peso, – será la pintura- se preguntó, casi sabiendo la respuesta, pero no quiso darle vueltas al asunto. Se desperezó totalmente no sin antes mirarlo de reojo, por si despabilaba, pero seguía acompasando aires de quien sabe qué ensoñación. Mantuvo la felicidad de sentir la rendija de sus sueños en la sonrisa que se dibujaba en sus labios fecundos y carnosos heredados de su abuelo – agradeció por los dones, y volvió a su tarea. Frente al espejo que la reflejaba se divisó entre color y color. Hoy día le apetecía el amarillo, igual que a Neruda, y se quedó paralizada, ella no pintaba con palabras , pintaba con colores, por qué Neruda se le había interpuesto en los colores – se preguntó, y sin saber siquiera se contesto debe de ser su influencia y respiró. No alcanzó a mirarse de nuevo porque la inundó un azul infinito, como el azul de los lagos de los confines del mundo, y se sobrepuso a él lo agarró fuertemente en sus sueños y le depositó en su boca los miles de colores que tenía guardados para su próxima pintura , esa que haría sin chistar siquiera y aunque se le fuera la vida en ello – pensó-.

Deja un comentario