Reacción ácido- base

Solo le falta el título a esta historia que ha sido escrita hasta el momento entre Enrique Castiblanco, Liliana Vieyra, Héctor Cote y la edición del Comité editorial de Cuento Colectivo. Haz tu aporte en la zona de comentarios de esta entrada. ¡Participa e invita a tu red! 

quimica

Mirla parecía no entender las señales que le enviaban todos sus compañeros cuando la insultaban y la golpeaban. Esta vez, decidió ir a la escuela con unas gafas y un collar que su madre había conseguido en un anticuario. Su madre estuvo a punto de intentar disuadirla, sin embargo, sabía que una chica con la independencia de Mirla no se iba a dejar convencer así de rápido.

Venía soportando el bullying de sus compañeros desde que había pisado la primera escuela. No sabía que era lo que la mantenía alejada de ellos. Era inteligente, no se destacaba por ser especialmente bella, pero sus profundos ojos negros parecían tener mirada de rayos X. No pertenecía a ninguna tribu urbana, se consideraba normal… ni siquiera era tímida, pero esos compañeros la asustaban.

Al pasar por una vidriera se reflejó su imagen y Mirla quedó absorta mirándose. Esos anteojos eran de verdad extravagantes, y como eran oscuros la gente no podía saber a quien miraba. El colgante era pesado y sólido, lo había elegido por esas cualidades. Podría usarlo como un arma llegado el momento. Pensó que esta vez, la cosa sería diferente y que los que la golpearon iban a tener un buen escarmiento. Sonriendo con una mueca, prosiguió su camino hacia la escuela.

Cuando estaba a punto de entrar a la escuela escuchó las primeras risas y comentarios: “Mira lo que tiene puesto hoy esta asquerosa” , “como que le gustan los golpes”. Un cartón envuelto fue lanzado hacia ella, golpeándola en la parte de atrás de su cabeza. Mirla dio la vuelta y varias de las niñas y niños se reían, otros miraban curiosos. “Fui yo, ¿qué vas a hacer pedazo de engendro? Te pareces a Amelia Earhart con ese atuendo y de la misma forma te vas a desaparecer”, gritó Gloria, la líder del grupo al que llamaban en la escuela “Las Metal Girls”.

Mirla se quitó el colgante y lo empezó a girar en el aire. Estaba a punto de reventarlo en la cabeza a Gloria cuando una de las profesoras interfirió. “¿Qué es lo que pasa aquí? Regresen ahora mismo a clases todos. En la clase de Laboratorio Científico, Mirla jugaba con los embudos y las probetas. Entonces, uno de los niños, al que en realidad no conocía mucho, pasó al lado de su puesto y le dejó una nota. Cuando Mirla abrió la nota, vio escrito en marcador rojo: “A las 4:30 p.m. en el Parque Amarillo. ¡Prepárate para un Metal pesado! ¡Idiota!”. La carta no tenía firma, pero Mirla sabía de quién se trataba.

El resto de la tarde se le hizo eterna a Mirla, parecía que el tiempo transcurría con una inevitabilidad desastrosa pero paciente, como resistiéndose al cambio. Trató de no pensar en lo que venía, pero era imposible olvidarlo, era imposible apartar de su mente la fuerza con la que era empujada hacia un destino tan inmerecido. Notó entonces que empezaba a sudar, que a pesar de toda su fuerza y voluntad aún tenía miedo. Pasaron muchas cosas por su mente, acudir a los profesores, ir a contarle a su madre, simplemente escapar, nada parecía ser una solución definitiva, nada podría cambiar su destino, que inevitable sucedería tarde o temprano.

Nunca había participado de una contienda así, suponía que su oponente no estaría sola y que por supuesto no sería una pelea justa. Entre las miradas de curiosos y el odio del grupo de Metal Gris no habría piedad para ella, la victoria tampoco parecía ser una opción. Cuan injusta, cuan innecesaria, cuan cansina era toda esta situación.

Al mirar de nuevo el reloj entendió que aunque su destino fuere inevitable, ella podía estar en control del cómo y del cuándo. Pensó un instante, revisó cuidadosamente el salón, la posición de las sillas, la cantidad de gente, las salidas. Debía existir una forma de igualar esta situación. Pronto fijó su atención en la llama azul morada que desprendía un mechero Bunsen frente a ella, el cual calentaba un Erlenmeyer.

Aun sin lograr definir un plan de acción concreto, supo que habría fuego involucrado. Se dirigió hacia las gavetas donde guardaban el equipo y extrajo algunos instrumentos junto con un mechero que colocó cuidadosamente bajo su bata de modo indetectable. A cada paso que daba su corazón parecía delatarla, pero con cada vez más convencimiento se dirigió de nuevo a su puesto, no sin lanzar una sonrisa de victoria hacia Gloria quien la miraba con furia desde lejos.

“¿Qué miras bicho raro?”, gritó Gloria. “¿Qué es lo que pasa aquí?” preguntó la profesora. “Primero las encuentro antes del salón discutiendo y ahora esto. ¿Me quieres decir qué pasa Mirla?”. “No pasa nada profesora, estamos solo jugando. Es que Gloria quería que le explicara un poco acerca de los procesos de fusión química”. “Entonces adelante Gloria, siéntate con Mirla”.

Mientras Gloria arreglaba sus cuadernos, libros y materiales, desconcertada por las palabras de Mirla, Mirla encendía la mecha que calentaba su frasco de vidrio. Cuando Gloria llegó, Mirla se encontraba, aparentemente, mezclando unos polvos. Gloria estaba confundida, pero su instinto le dictó mantener la fachada. “¿Acaso querías adelantar la hora de tu muerte?”, preguntó.

“Para nada”, contestó Mirla. “En serio quería explicarte un poco acerca de mezclas químicas interesantes. Mirla tenía puesta su bata de laboratorio y la parte de los lentes oscuros levantada. Veía a la perfección con sus lentes de aumento. Eran unos de esos anteojos dos en uno. “Mira lo que pasa, por ejemplo, cuando combinas un poco de nitrato de potasio, con este misterioso polvo que acabo de mezclar”.

La pequeña explosión sobresaltó a Gloria. Humo blanco salía ahora del frasco Erlenmeyer de forma abundante. Mirla no ocultaba la risa que le producía el estado de nerviosismo de Gloria. “¿Van bien aquí?”, preguntó la profesora. “Muy bien”, contestó Mirla. “Aunque al parecer alguien no ha hecho las tareas profesora. Pero usted no se preocupe, que yo le hago entender a Gloria, así me toque encenderla en llamas”. “Excelente Mirla, recuérdame darte una estrella”.

“¿En qué iba?”, preguntó Mirla después de que la profesora se hubiera ido, sin esperar respuesta. La cara de Gloria estaba pálida y ésta tenía un temblor casi imperceptible en sus manos. “Cierto, iba a explicarte lo que significa una reacción ácido- base. No es más que una reacción que se produce con un ácido, como este, y una base, como esta… de ahí el nombre”. Mirla mezcló los elementos. “Lo que estás viendo, Gloria, se llama neutralización… energía que se desprende en forma de calor. A la neutralización, mi querida compañera, bien se le podría llamar aniquilación, o eliminación”.

Gloria tragó en seco. “Ahora, voy a hacerte una pregunta, a ver qué tan concentrada has estado. Para esta pregunta combinaremos un poco de física con química, o en otras palabras, llevaremos a cabo un poco de la vieja físico-química. Verdadero o falso: Si Mirla instala un sistema de impulso inercial en el casillero de Gloria, y logra mezclar el ácido, con la base de la piel y los huesos del rostro de Gloria, se llevará a cabo un proceso de neutralización. ¿Es verdadero o falso?”. En ese momento sonó la campana, indicando que la clase había finalizado. “Era una pregunta retórica, Gloria, puedes irte ya a tu siguiente clase”.

Deja un comentario