La distancia en función del tiempo

Te invitamos a continuar o terminar esta narración que ha sido escrita entre Valentina Solari y la edición del Comité editorial de Cuento Colectivo. El título que hay en el momento es provisional. Una vez sepamos el final de la historia, se lo inventaremos. ¡Participa e invita a tus amigos también! Puedes hacer tu aporte en la zona de comentarios de esta entrada o escribiendo a comiteeditorial@cuentocolectivo.com.

rieles tren

Dominic estaba sentado en el techo del tren, rodeado de azul y amarillo. Desde ahí sentía el cálido aire con fragancia de hojas secas en su rostro. Desde su punto preciso, alcanzaba a ver como los rieles se iban desvaneciendo, como si el tren se los estuviera tragando. Si intentaba mirar hacia atrás, solo podía ver la magnificencia de esa estructura de metal, pero no era fácil distinguir lo que la velocidad, o la variación de la distancia en función del tiempo, iba dejando en su camino.

Un concierto de voces, cuerdas, tambores y gaitas sonaba en su interior. En el exterior un cielo con nubes gloriosas, el sonido de la fricción del metal, campos, árboles, lagos, aves y el ardor en la piel por los rayos del sol, refrescados por el viento. Si hubiera podido, se hubiera quedado en ese lugar hasta llegar a su destino. Sin embargo, un túnel se aproximaba. No quería perder la cabeza, al menos no literalmente, porque la verdad era que la había perdido hace rato. Decidió entrar de nuevo al espacio reducido al interior del tren.

Se sentó en su lugar, de cojines morados de terciopelo, en donde había dejado su gabardina beige y el libro que estaba leyendo, con el separador de páginas en toda la mitad. En las sillas de adelante, una pareja conversaba desde antes de que él se levantara. No se acordaba de lo que habían conversado antes de forma exacta, pero sí de que le había dado la impresión de que no eran compatibles, pero quién era él para decidir eso.

No obstante, después de algunos minutos en el lugar, recordó el porqué de la impresión. La chica le hablaba al novio con entusiasmo acerca de sus proyectos y novedades, pero éste siempre conseguía cambiar el tema, o abrir una revista en medio de su discurso. Además de esto, cuando era el turno del novio de hablar acerca de sus asuntos, éste demandaba atención completa. La más mínima mirada divergente por parte de su “querida” y una discusión era segura…

Deja un comentario