El profesor Einstein (título provisional)

Cuento en construcción

Este punto de partida fue propuesto por Juanse Gutiérrez, uno de nuestros usuarios, a raíz de este ejercicio cuyo fin es contar que te pasa en los zapatos del personaje famoso que quieras. En esta ocasión el personaje es Albert Einstein. Te invitamos a que continúes la historia. Este ejercicio está abierto de forma indefinida.

“Está claro… sencillo, muy sencillo… sí. ¿Cómo no fue capaz de verlo Grossmann? A veces pienso que ni me escucha. ¿O será que no me entiende pero dice que sí por cortesía?” Albert dejó a un lado el problema con la operación para que más tarde su compañero lo viera, entonces se centró de nuevo en lo que de verdad importaba, en lo que no se debía perder tiempo: su teoría.

No podía evitarlo, le daban tanta rabia casi todos los aspectos de la humanidad que una pena enorme le inundaba cada vez que alguien le hablaba de sus problemas. “¿Qué no ven lo sencillo que es vivir?” se decía siempre a sí mismo, se  encendía en carácter él solo y al final se refugiaba en su tan ansiada soledad.

“El tiempo… que relativo. Y las excusas que llega a crear un concepto abstracto, inventado. ¿Te falta tiempo pequeña persona? Está claro que hablándolo con los demás no lo recuperarás, empieza por organizarte y por luchar por algo que de verdad merezca la pena para ser recordado por siempre. Aun así… ¿Vale la pena ser recordado por siempre?” Albert miró por la ventana mientras de forma poética bebía de su taza con chocolate.

Una voz lo llamó desde la puerta “¡Profesor Einstein!”. Al parecer lo requerían y con un elegante gesto dejó la taza y marchó a ver que necesitaban de su ingenio, de aquel que muchos pueden tener pero que por comodidad dejan morir. Entonces se generaba de nuevo la pena del profesor…

One Comment

on “El profesor Einstein (título provisional)
One Comment on “El profesor Einstein (título provisional)
  1. Al abrir la puerta, el cartero le entregó una carta. Era de su amada servia que le escribía desde su lugar de vacaciones, en las montañas del note de Italia, frente a los Alpes. Un lugar refrescante en ese verano caliente.
    -¿Cómo van tus ecuaciones? Me gustaría que vinieras unos días, te ayudaría con las ecuaciones y podríamos amarnos con pasión en estos hermosos lugares. No te preocupes por el dinero, mis padres pagarían nuestros gastos y tu mente relajada favorecería tu creatividad. La planta de nuestro amor necesita un poco de riego…
    Mientras acababa de leer con atención, una gota del sudor de su frente emborronó el nombre de la firma de la breve carta de la mujer que atraía sus sentimientos. Licenciada en ciencias exactas y compañera en sus últimos años de universidad, pasaba sus últimos días de verano con su familia, en una maravillosa finca, rodeada de verde y árboles.
    Una reflexión vital interrumpió sus pensamientos matemáticos, para dar paso a una viva vibración sentimental, en recuerdo del objetivo básico de la existencia y la consciencia del ser humano: el amor

Deja un comentario