Así va el cuento “La aurora boreal. Odisea en el Polo Norte”

Cuento en construcción

El final del cuento “La aurora boreal. Odisea en el Polo Norte” se aproxima. Sigan participando para darle un final a esta historia. Después de la imagen pueden leer cómo va el cuento gracias a los aportes de Pablo Bustillo, Isabel Vergara, Juan Esteban, Antonia Rangel, Jairo Echeverri G y la edición de algunos miembros del Comité editorial de Cuento Colectivo.

Foto de Image Editor

Nunca en mi vida había resultado ganador de ningún concurso, nunca en mi vida había ganado nada. A decir verdad, era de aquellos que pensaba que la suerte nunca estaría de mi lado. Todo eso terminó el día que me llamaron de Radio Cultural Charla Tangible: “¿Habla Flavio Bocanegra?” dijo alguien de voz gruesa por el teléfono. “Sí, él habla” contesté. “Queridísimo Flavio, usted es el feliz ganador de un viaje para dos personas, ida y vuelta, al Polo Norte para ver las maravillosas luces del norte, la magnífica Aurora Boreal”

Mi primera reacción fue dudar de la veracidad del concurso. Accedí a dar mis datos personales y cuando colgué me quedé sentado en mi sillón rojo de piel, analizando las posibilidades de que aquel golpe de suerte hubiera tocado mi puerta tan repentina e inesperadamente. Me vino a la mente mi amigo Fukuda, el japonés que alguna vez mencionó que a través de los caracteres del iching pudo cambiar su suerte y convertirse en el más prodigioso de todos los JING (pero eso es otra historia…).

Por alguna razón esa noche tuve el sueño más real que jamás había tenido. Soñé con la muerte y la vida, mis músculos tensionados hasta el amanecer. Desperté sediento de vivir, sin miedo a morir, enardecido por el misterio que me había sido revelado la noche anterior en ese encuentro con los únicos dos entes sobre los cuales no tenemos ningún tipo de control a lo largo de nuestra existencia. Era un día de esos que invitan a pasear, sentir, sonar, y deambular, uno creado para sentir como los brazos de lo excelso acarician cada centímetro de tu ser.

Y me dirigí hacia ese frio desierto, en mi viaje, soñé otra vez y era algo inusual porque yo nunca solía recordar mis sueños. Soñé con mi pasado afectivo, algo realmente doloroso, también soñé con mi infancia, algo de veras duro para recordar y más sin tus padres. Pero el sueño que más navegó en mi mente los días por venir, fueron los ojos de una bestia enorme, con pelaje blanco y ojos rojos, note la furia en su alma.

Llegamos, el avión abrió sus puertas y sentí el frio más fuerte que había sentido en mi existencia. Camino al hotel, el guía turístico, con una cicatriz en la mejilla derecha (a decir verdad me daba una vibra rara), nos decía que mañana era el paseo a ver las luces, y que el mejor lugar para verlas era en un lugar denominado “El desierto de nieve”, después de “El gran bosque blanco”. Me dormí como con cuatro cobijas extras que pedí a la recepción, feliz por ese premio, no obstante, mi acompañante, Mariana, no hacía sino quejarse del frío y decir que se acababa de dar cuenta que en realidad era una persona más de vacaciones en el Caribe. Me dormí con mucha expectativa porque al día siguiente teníamos un paseo a la montaña para esquiar, antes de dirigirnos a “El desierto de nieve”.

¿Era Mariana la persona para acompañarme? Fue difícil decidir con quién compartir el premio, escoger una pareja con la que pasar esos días, con la que construir un recuerdo. Me pasa muchas veces: me enamoro, siento que es la indicada y luego no resisto 24 horas de soledad con ella, me pesa, me cansa su conversación, Fukuda dice que tengo que tranquilizar mi mente y abrir mi corazón, tal vez las luces del norte me revelen algo, ahora sólo quiero que Mariana se calle y me deje disfrutar el camino. ¡Claro que hace frío! ¿Adónde creía que venía?

Al día siguiente en el paseo a la montaña para esquiar, Mariana todavía no dejaba de quejarse. Por un momento sentí que iba a estallar, se me había agotado la paciencia con Mariana, sin embargo, recordé las enseñanzas de Hatzu Itchi Itchi, mi maestro JING, y me separé de ella apenas se me ocurrió la primera excusa. Me senté en la cafetería y tienda de esquís “Igloo” a tomarme un café y descansar de la voz aguda y chillona de Mariana, estaba completamente ido cuando una escuché la suave voz de una mujer: “Hola señor, mucho gusto, mi nombre es Scarlett, tengo hoy en oferta estas bufandas, son hechas por mí”. Era una joven de unos 25 años, tenía una sonrisa hermosa y ojos verde amarellos. “Ehh, mucho gusto Scarlett. ¿Cuánto cuesta esta? (De hecho, una de las bufandas azules me había gustado). “Cuesta diez dólares pero con la promoción está a la mitad” dijo Scarlett.

Le di diez dólares, compré también una bufanda morada para Mariana, a ver si se dejaba de quejar por el frio. Cuando llegué adonde Mariana la encontré con los brazos cruzados y con cara de rabia. Le entregué la bufanda que le había comprado y me dijo: “Eeeh, hello que te pasa, no me gusta ese color”. Deje pasar el comentario, pero en realidad estaba a punto de arreglar un “accidente” de esquí en alta montaña. Cuando llegamos al hotel sólo teníamos dos horas de descanso antes de que el bus que nos llevaría a ver las luces del norte llegara. Hice una pequeña siesta.

5 Comments

on “Así va el cuento “La aurora boreal. Odisea en el Polo Norte”
5 Comments on “Así va el cuento “La aurora boreal. Odisea en el Polo Norte”
  1. Un breve e imprevisto chasquido me despertó. Mientras abría los ojos y ordenaba en mi mente todos los sucesos, me alegré de que no hiciera ya tanto frío. La familiaridad del entorno me permitió ubicarme rápidamente en el espacio, estaba en la ruta 56 llegando al centro de la ciudad. Miré el reloj y me tranquilizó descubrir que aun tenía tiempo de sobra. Había hecho bien en tomar el transporte 20 minutos antes de lo habitual, porque al regreso de las vacaciones la congestión y el tráfico me resultan agobiantes. Al menos eso le dije a Scarlett al besarla en la puerta y creí en su confianza.
    La idea de encontrar a Mariana nuevamente en la oficina ya no me resultaba tan atractiva, al menos no me urgía. El hastío de su presencia en mi sueño me hacía sentirla prescindible por primera vez en meses y otra vez pensaba que haría con el premio.

  2. Una siesta que terminó en vigilia. Vigilia de extractos de sueñitos. Qué diría Mariana dentro de 2 horas y 3 minutos – los tres minutos corresponde al instante precioso en que la aurora se enarbola-. Me pregunto ¿Nos teñirá de esos colores que siempre he querido prenderle a mis poleras y chalecos y zapatos…?No sé por qué razón me acordé de Scarlett, tal vez sus ojos eran parte de la aurora Boreal, ¿tal vez ella sería hija de ésta? . Siesta en vigilia y se notaba, siesta vigilada por Mariana y también se notaba. Salté de ese falso descanso, le regalé una sonrisa, a duras penas, somnolienta a mi eterna compañera de viajes y me dispuse, tal y como lo dijera Fukuda, debo tranquilizar mi mente y abrir mi corazón, tal vez las luces del norte me revelen algo, al trayecto, tal vez la Aurora Boreal sea el final al principio. O simplemente el Bóreas me lleve a presenciar en primera fila la luz esa, en que el sol lava su cara y la transforma en Boreal.

  3. Y volví a soñar con la fiera, sólo que ahora el color de sus ojos se parecía más al de los ojos de Mariana.
    Otra similitud con ella era que no dejaba de gruñir, aunque de repente las imágenes se cruzaban con las mi encuentro con Scarlett,a diferencia de que esta vez sí acertaba con el color favorito de Mariana. Rojo, por cierto.

    La profundidad de mi sueño fue tan absoluta, que no escuché la voz de Mariana sino hasta que brincó sobre la cama y comenzó con su rosario de quejas: “Encima del frío, tengo que obligarte a salir de la cama, si estoy aquí es por tí, no por gusto” Fue cuando lo descubrí, los ojos rojos de mi sueño eran definitivamente de la chica furibunda que tenía enfrente.

    Entre molesto y ansioso, decidí ignorarla, sólo le contestaba con movimientos de cabeza con la intención de cortar la plática y concentrarme en lo que vería. Funcionó. A pesar de su cara congelada y de berrinche, dejé de escuchar su voz.

    El paseo fue impactante, “Bosque blanco” es un nombre fácil que para nada describe lo que enuncia, la monocromía del paisaje daba entrada a mil interpretaciones. Yo pensé en un gran lienzo blanco con relieve esperando a ser coloreado.

    El “desierto de nieve” fue otra cosa, mientras empezaba a creer que era demasiado similar al bosque, las luces en el cielo comenzaron a brillar con intensidad.

    Por primera vez en el viaje escuché a Mariana decir algo amable: “Es tan bello”

    No pude hablar. Los colores que le hacín falta al bosque estaban colocados en el cielo del desierto y de pronto parecían iluminar el suelo también, tonos que ni Prismacolor había inventado; detecté de inmediato el color de Mariana, un rojizo centellante; mi color era como morado con tinto y el color de Fukuda era más azulado con verde. Y de pronto, sin tenerla en mente, encontré el color de los ojos de Scarlett, me sorprendió pero el espectáculo era tan cálido como su sonrisa.

    “Sí, es hermoso” expresé a manera de respuesta del comentario de Mariana quien me miró con extrañeza y respondió, para no variar con su humor: “Y eso fue hace media hora”

    Igual no le hice mucho caso porque yo me quedé perdido en los colores y lo que me provocaba verlos.

    Al regreso yo seguía absorto a tal grado que Mariana me preguntó: “¿En qué piensas?” y sin reflexionar la corregí: “Mejor preguntame en quién”.

    No esperaba esa respuesta y se puso más furiosa que antes. Me reí y la convencí de que era broma y espero que nunca se entere que fue mentira. Nunca en el tiempo que sigamos juntos.

    Lo raro es que muy pocas veces me había pasado pensar en una chica estando con otra y no sé porque me sucedió: Si por la antipatía de Mariana o por la vivacidad de Scarlett aún con frío.

    Al final la aurora sí me reveló algo: El regreso de mi propia capacidad de asombro.

  4. El bus llego por nosotros y nos dirijimos hacia la aurora. Cuando ibamos por el gran bosque blanco depronto una gran creatura de pelaje planco se planto en frente de la carretera. Era la misma bestia con la cual habia soñado mientras viajaba a este lugar. El conductor le pitaba y pitaba pero este no se movio por un tiempo. Cuando lo hizo, Ezequiel lo observo desde su ventana y la bestia le mostraba los dientes, de repente se lanzo hacia la ventana de Ezequiel pero no hizo ningun daño, solo reboto. Cuando llegamos al desierto de nieve, nos sentamos a esperar las luces aproximadamente 20 minutos. Cuando salieron, fue lo más espectacular que habia visto en mi vida, luces de todos los coloresa en el cielo. Todos mis odios, inseguridades, actitudes negativas fueron puestas ante mis ojos. Cuando nos regresamos ya Mariana no tenia la actitud negativa con la que habia cargado todo el paseos. Hablamos y por un largo tiempo revivio la chispa que nos habia unido.

  5. Tan solo de 10 minutos pues al escuchar la chillona voz de Mariana diciendo: porque es tan complicado poder decidir que ponerme para ir a ver las lucecitas decía mientras se quitaba la bufanda que le había regalado, que tonta al venir aquí mejor hubiéramos ido al Caribe, en ese instante recordé la bestia enorme, con pelaje blanco y ojos rojos, pero esta vez la furia estaba en mi alma, pues entendí que desde siempre he sido un hombre solitario, después de que al fin Mariana decidiera que ponerse nos dirigimos al autobús que nos esperaba, mientras avanzaba me preguntaba de las sensaciones que iría a sentir al ver un espectáculo tan maravilloso, al llegar no resistí tanta belleza y mi vida paso por mi cabeza en un instante, luego lleve mis manos a la garganta, sentía un fuerte dolor y descubrí la bufanda que le había comprado a Scarlett, las luces danzaban y Mariana no hacía otra cosa que quejarse de frio, mi cuerpo iba a estallar no resistía más, mire las luces que de la nada empezaron a entrar en mi, después mi alma empezó a desvanecerse ya nada de lo que era antes quedaba, mis manos empezaron a temblar junto con mis piernas, liego sentí como el dolor y la furia se apoderaban de mi, recordé la sonrisa hermosa y ojos verde amarellos y sentí un calor insoportable, mire a mi alrededor buscando a Mariana pero ya no había nadie estaba solo con esas molestas luces sintiendo que me mataban, Salí corriendo buscando a los demás y caí cansado en la nieve que me quemaba, me quite la ropa y gritaba de furia por la soledad y donde añore la voz chillona de Mariana, la noche seguía avanzando y descubrí en medio de un pozo de cristal el reflejo de unos ojos rojos puestos en el cuerpo de una bestia de pelaje blanco, era yo esa bestia llena de furia que imagine, la noche seguía avanzando y descubrí a lo lejos de las molestas luces un destello que me atraía, corrí hacia él y vi a Scarlett, la cual me esperaba, pero no era la misma su voz era escalofriante y sus ojos estaban llenos de odio se abalanzó sobre mi pero yo estaba paralizado y no podía huir empezó a cortar con sus dientes mi pelaje hasta que me dejo casi muerto sobre la nieve, la vi desaparecer a lo lejos tejiendo bufandas, convencida de que yo estaba muerto riendo de mi soledad pero antes de dar mi último suspiro recordé a Mariana y a las luces de la aurora boreal mientras la noche terminaba igual que yo, en ese instante sonó mi despertador y me levante asustado, estaba en mi cama igual que todos los días, pero un momento cual premio si nunca en mi vida había resultado ganador de ningún concurso porque nunca me inscribía a ninguno, nunca en mi vida había ganado nada solo esa absurda soledad que imaginaba. A decir verdad, era de aquellos que pensaba que la suerte nunca estaría de mi lado pero voltee y al otro lado de mi cama estaba Mariana mi esposa tan bella como siempre, y así como empezó este sueño lo único que puedo decir es que fue eso un sueño con mucha imaginación.

Deja un comentario