Pelusa, ¿eres tú?

gato gigante

Andrea se durmió, como todas las noches, con su amada Pelusa a su lado, ronroneando. Cuando despertó, enseguida saltó del susto Pelusa estaba gigante, tan gigante, que había destruido gran parte de su hogar. Aunque se trataba de su amada mascota, Andrea llegó a la conclusión de que la mejor opción que tenía era la de correr, sobre todo teniendo en cuenta el mal humor con que solía despertar Pelusa, debido al hambre…

Te invitamos a continuar esta narración que apenas comienza. Puedes hacer tu aporte en la zona de comentarios de esta entrada o escribiendo a comiteeditorial@cuentocolectivo.com. Al final de la narración le inventaremos títulos, el que hay en el momento es provisional.

Otras publicaciones:

Pelusa, ¿eres tú?

Andrea se durmió, como todas las noches, con su amada Pelusa a su lado, ronroneando Cuando despertó, enseguida saltó del susto Pelusa estaba ...

Fuerza ninja létal

Eran las 7 de la mañana y el olor del café, el jugo de naranja, los huevos y panqueques inundaban el apartamento Hikari contemplaba con calma unos ...

El tren de la fortuna

Dominic estaba sentado en el techo del tren, rodeado de azul y amarillo Desde ahí sentía el cálido aire con fragancia de hojas secas en su rostro ...

Una más para la estadística

El teléfono sonó temprano en la mañana, era un día particularmente lluvioso en el que no dan ganas de salir de cama Me tomé un momento antes de ...

Reencuentros cruciales

  Ese bendito reloj que no avanza ¿En qué momento decidí levantarme tan temprano hoy, ¿por qué no he podido dormir Qué tontería, el ...

Lo barato sale caro cuando quieres hacer el marketing de tus contenidos

Hace poco me contactó un administrador de marketing de una organización y me comentó que no estaba satisfecho con los contenidos que su proveedor ...

Deja un comentario