Lucrecia de Borgia (título provisional)

Cuento en construcción

Continúa este punto de partida propuesto por Gabriela Venosa, una de nuestras participantes. La propuesta surgió a partir de este ejercicio en el cual puedes escoger el personaje que quieras y contarnos qué te pasa en sus zapatos. El ejercicio está abierto de forma indefinida.

La doncella ya está en el dormitorio. Me ayuda a vestirme rápidamente. Me ajusta las vestiduras que corresponden a la mañana. Me pone el calzado que correrá hacia donde se encuentra Alejandro. Él me ha mandado a llamar con urgencia. Es mi padre, así que debo responderle enseguida.

Allí estoy, con mis cabellos rizados y largos frente a su enorme figura… frente a su manto rojo e imponente. Soy su hija… no hay dudas. Tengo su carácter, aunque lo oculto bajo mi lado de mujer. Mis tres hermanos varones se hacen cargo de los asuntos de la iglesia que él les encarga. Es un momento crucial en la historia de los hombres.

Sé que quedaré dibujada en los escritos, junto a ellos, de forma ambigua, y que mis enemigos tratarán de pintarme como una perversa dama de la corte. De una corte también perversa de un periodo oscuro, del que mejor olvidarse. Pero existo. Y no soy esa mujer que otros creen. He dejado por gusto que así sea.

Mi padre ha dicho siempre que hay que cuidarse de los enemigos. Quienes nos rodean están a la orden de poderes nefastos para la gran empresa que Alejandro tiene en mente. Él sembrará, conquistará, y proclamará la palabra del creador por el resto del mundo. Un mundo que ahora se abre… nuevo, enorme, rico. Pienso todo esto mientras voy a su encuentro… al de mi padre, “El Padre”, ante quien respondo y responderé siempre.

He de sacrificar mi vida, mi amor verdadero y mis grandes ilusiones. A cambio, recibiré su bendición. A cambio, podré ser la reina de la ciudad de Florencia y ser benefactora de grandes artistas. Crear junto a ellos, como ninguna mujer lo ha hecho. Seré Lucrecia, hija de Borgia. Perdida entre las tinieblas de mitos sobre mi vida.

Deja un comentario