“Límpiate las babas Romina”

Te invitamos a continuar o terminar esta historia. Haz tu aporte en la zona de comentarios de esta entrada o escribiendo a comiteeditorial@cuentocolectivo.com.

fashion gone rouge

En el solo escuchaba murmullos indescifrables, sin embargo, de repente los murmullos se tornaban más claros. “Romina… Romina…”. Romina despertó sin saber donde estaba, pero la cara del director de arte la trajo de nuevo a la tierra de un golpe. “¿Cómo quieren que trabaje así?”, se fue gritando Lucio, el director de arte, haciendo resonar las paredes.

Era la primera vez que Romina se había quedado dormida en plena sesión de fotografías. Tenía que posar al lado de una piscina vacía, junto con su bella enemiga Estela Dávalos, pero al cerrar los ojos, y tras la demora del equipo en concretar la imagen, Romina se durmió e incluso alcanzó a soñar.

Soñó que estaba en una casa desconocida y desgastada, por fuera se escuchaba una tormenta fuerte, con lluvias y vientos. Cuando abrió la ventana, lo que vio fue un mundo de dinosaurios y animales salvajes agresivos que peleaban entre sí. Estaba atrapada en ese lugar y necesitaba salir. El rugido de uno de los dinosaurios en la ventana la despertó.

Era ahora otro ambiente hostil, el de la Dávalos y el director de arte. “Límpiate las babas Romina” dijo la Dávalos antes de soltar una carcajada e irse a su tocador. Lo cierto era que ella y Estela Dávalos eran dos personas muy distintas. Romina se tomaba muy en serio su profesión, era organizada con su dinero, incluso ayudaba a su familia con una parte de su sueldo, madrugadora, deportista, interesada en los temas de nutrición y buena alimentación. Además, había decidido terminar su carrera universitaria, que había tenido que posponer por falta de tiempo y motivos personales.

Estela, por otra parte, estaba sumergida en un mundo de drogas fuertes y fiestas de 3 días seguidos. Nadie dudaba de su belleza y de su talento, pero todas decían que había llegado hasta donde estaba por acosarse con este u otro director de fotografía o empresario de medios. Ella sabía que el talento sin responsabilidad y esfuerzo desvanece. Así mismo, la belleza de su cuerpo desvanecería y de la forma que estaba abusando de él, más rápido de lo esperado…

Otras publicaciones:

Conduciendo a la hecatombe

Eduardo y Elizabeth cumplieron dos años de noviazgo la semana pasada Ante sus múltiples ocupaciones laborales dejaron de celebrar una fecha tan ...

Sembrando orquídeas en el desierto

Rick y los amigos tenían ya varios meses viajando por Latinoamérica de mochileros En uno de los hostales, en medio de una locación remota, ...

El que espabila pierde

Continúa esta narración que apenas comienza El título que tiene es provisional y se lo crearemos una vez la historia haya terminado Haz tu aporte ...

“Límpiate las babas Romina”

Te invitamos a continuar o terminar esta historia Haz tu aporte en la zona de comentarios de esta entrada o escribiendo a ...

Cómo obtener cubrimiento de medios para tu producto o startup

La industria de medios es volátil y al mismo tiempo está atascada en la tradición, así que si estás intentando obtener una mención o algo más ...

El diagnóstico de la hamburguesa

Esta historia fue escrita entre Héctor Cote, Roberto del Vecchyo y la edición del Comité editorial de Cuento Colectivo Leela y dinos como te ...

Deja un comentario