La Quebrada de Acapulco (título provisional)

Cuento en construcción

Sigue este punto de partida propuesto por Gladys Trujillo y editado por el Comité editorial de Cuento Colectivo. El texto surgió a partir de la imagen. Este ejercicio está abierto de manera indefinida y una vez sepamos el final de la historia le inventaremos títulos.

Anselmo siempre quiso aprender a volar, hasta que vio a un hombre tirarse desde lo alto de “La Quebrada” en Acapulco. Ahí decidió que quería aprender a caer. Comprendió que volar era exclusivo de las aves. Pero caer con ese estilo, desde tan alto… perderse en el mar por unos segundos y luego salir ileso, era una actividad que entraba en el rango de cosas que podía educar. Le gustaban las cosas que representaban riesgo…

One Comment

on “La Quebrada de Acapulco (título provisional)
One Comment on “La Quebrada de Acapulco (título provisional)
  1. De niño, solía nadar como un pez, para él, nadar era casi tan natural como caminar, en el mar azul, se entretenía buceando entre los corales, se fascinaba con tanto, color, tanta vida y tanta belleza, se confundía entre los peces, observaba como la marea regía la vida de ese mundo sub acuático, tan imponente, irreverente y desafiante; solía entretener a los turistas dando lecciones de buceo, a su corta edad, ya hablaba perfectamente inglés, francés, italiano y alemán, hacía alardes de su capacidad para aguantar la respiración bajo el agua, encantaba a las turistas con su piel morena, su mirada serena de hombre de mar, su cabello crespo quemado por el sol, su cuerpo perfecto, labrado a fuerza de trabajo duro; más de una vez debió escapar corriendo desnudo, de las fauces de los enfurecidos maridos que iban orgullosos a pasar su luna de miel en Acapulco, y que al descubrir su lamentable suerte, estaban decididos a acabar con la vida de aquel lugareño seductor.
    Pero a pesar de su increíble suerte, Anselmo se sentía vacío, en vano trataba de llenarse con todo lo que encontrara a su paso, pero nada lo sacaba de su terrible soledad, de su falta, que al cabo de un tiempo terminó convirtiéndose en dolor…

Deja un comentario