La noche

Este cuento fue escrito por Javier Contreras para Cuento Colectivo (puedes hacer clic en el blog personal de Javier aquí). Dinos cómo te pareció el resultado y si hay algo del cuento que te hubiera gustado que fuera distinto.

Monumento a los Héroes de la Restauración

Monumento a los Héroes de la Restauración

Recorrieron la calle 27 de Febrero y la Avenida de Las Carreras de Santiago de los Caballeros a baja velocidad. Era la primera vez que visitaba la segunda ciudad en importancia de República Dominicana. Había estado en Santo Domingo en los primeros meses de 1999 en ejercicio de su labor profesional.

Habían acordado pasar una velada en el sector de Las Terrazas, zona alta del centro de la ciudad. Para llegar debían atravesar casi por completo la capital de la Provincia de Santiago. Sería un recorrido de unos 15 minutos en auto.

A lo largo del camino, ella le fue mostrando la ciudad. Edificios de oficinas, entre los cuales estaba el de la dependencia gubernamental donde laboraba hace unos cuantos años. El colegio Sagrado Corazón de Jesús donde estudió la secundaria. El Teatro Regional del Cibao, que tomó su nombre de una palabra indígena que significa: “lugar donde abundan las rocas, lugar de abundantes aguas o lugar donde hay oro”.

Las calles estaban iluminadas. En temporada de diciembre, como sucede en la mayoría de países,  las luces de muchos colores sobresalían. Se detuvo un instante para observar un hermoso lugar que sobresale a las demás construcciones: el Monumento a los Héroes de la Restauración ubicado en una colina con vista a Santiago de los Caballeros (mide 67 metros de alto, como la Estatua de La Libertad de Nueva York, y está hecho totalmente en mármol).

En ese recorrido hacia Las Terrazas, pasaron por la sede del periódico local Listin Diario y vieron a lo lejos la estación de bomberos y la estatua a Santiago Apóstol.

La temperatura había descendido. De los 20 grados del inicio del recorrido, pasó a los 15 grados. Estaban en un sitio más alto y se sentía un poco más de frio, pero era agradable la vista. Se veía gran parte de la ciudad con sus luces multicolores.

“La Puerta del Sol” era el lugar ideal para tomar unas copas de vino. Sonaban unos cuantos merengues navideños. Corría una leve brisa, muy suave y tibia, que se paseaba por el lugar, decorado de blanco, sin paredes, pero cubierto de un techo también pintado de blanco. Ella había elegido el lugar con la certeza que ambos pasarían una velada inolvidable acompañados de un delicioso vino chileno y una conversación que se extendería por unas cuantas horas.

El mesero los condujo a lo largo del sitio hasta llegar justo a la mesa ubicada en una esquina desde donde podían observar la ciudad y gran parte de la carretera que los condujo hasta allí.

Era una noche especial. Hace unos meses se habían conocido. Su afición por la lectura y por escribir historias propias y ajenas, los había hecho conocer. Se leían mutuamente, en ocasiones compartían letras e intercambiaban opiniones. García Márquez y su realismo mágico la había impactado, pero también la realidad de un país ajeno que leía en libros como “La Noticia de un Secuestro”  o que simplemente conocía a través de los informativos o su lectura habitual en internet.

La violencia, el narcotráfico, la manera como se desdibujaban personajes siniestros para hacerlos aparecer como héroes, retratados a veces en unas cuantas telenovelas, hacían parte de ese conocimiento que ella tenia de un país que no era el suyo, pero del que se apropiaba con la avidez de querer seguir conociendo así fuera a la distancia.

Parte de esa realidad le había llegado por una persona a la que conoció en desarrollo de su trabajo, era una mujer de Pereira, una ciudad importante que hace parte del Eje Cafetero colombiano. Ella también mostraba esa realidad inquietante de su país, pero a la vez, le decía que un día acabaría todo ese presente para construir un futuro cierto como nación.

Eso fue lo que le impactó, por eso decidió hacer ese viaje a República Dominicana para conocer a la persona que sabía tanto de su país y con quien  compartía tantas letras.

Mientras la música seguía sonando e iban sumando copas de vino, ella le habló de sus viajes, de la hermosa sensación que le producía ir al mar y sentir la brisa, tomar fotos, tener el tiempo suficiente para leer, escribir, bailar y sobre todo conocer gente con la que en alguna medida aún mantenía contacto.

Pasaban los minutos y la temperatura seguía bajando. Él le ofreció su chaqueta que aceptó gustosa: Está calientita y tiene tu perfume, le dijo en tono suave. Se había aplicado su fragancia favorita Fahrenheit de la casa Dior. En tono jocoso ella le dijo que la prenda quedaría impregnada también de su perfume, un Chanel exquisito, que se aplicó en el cuelo y el cabello. No hubo reparos.

Hablaron largo rato de sus historias llenas de frustraciones y de victorias significativas, de cómo habían enfrentado la vida, de cómo esa misma vida les había arrebatado personas de su lado, de amores y desamores, de las letras que contenían una alta dosis de sus propias realidades o de realidades ajenas que merecían ser contadas. Se miraban a los ojos, sonreían cuando alguna anécdota lo ameritaba, o dejaban escapar unas cuantas lagrimas cuando los recuerdos de dolor se hicieron presentes.

Le contó, por ejemplo, una historia que a ella le duele pero de la que aprendió una lección de vida. Al fin y al cabo, vinieron después sus dos hijos, que amaba con profundo respeto y admiración. “Cuando acepté lo sucedido, entonces vino la curación. Aprendí por ejemplo que, para tener un hijo se necesita que todo esté unido, a un solo ritmo, que lo mejor estaba por venir y así sucedió”.

A esa altura de la conversación, él la abrazaba. Se habían sentado justo a lado para mitigar el frío que seguía apoderándose del lugar, pero la velada era tan agradable que sin importar la temperatura seguirían intercambiando sus historias, pero ya no sentados en ese lugar, porque decidieron caminar hasta el Monumento de la Restauración.

Caminaban prácticamente solos. No había mucha gente alrededor. Tenían un espacio único para los dos. La mantenía abrazada, así compartían algo de calor. Rumbo al lugar, él le contó parte de su vida, de cómo era su diario vivir, de por qué había decidido escribir. De cómo llenaba páginas enteras tratando de descubrir algunas historias que antes no contó y de por qué, a su edad, consideraba que era el momento para hacerlo. Le dijo que tal vez, algún día, esas letras harían parte de un libro, un sueño que jamás abandonó.

Aunque el Monumento estaba apenas a cinco minutos del lugar, caminaban tan lento que transcurrieron veinte. Ella lo escuchaba con atención mientras le narraba unas cuantas experiencias de su vida y desnudaba un poco su alma.

Finalmente, habían llegado justo al frente de la imponente estructura, que fue construida por orden del dictador Rafael Trujillo, a la cual llamó el Monumento de la Paz. Sin embargo, tras su asesinato en 1961 pasó a llamarse Monumento a los Héroes de la Restauración, en honor a la Guerra de la Restauración de 1863, en la que República Dominicana recuperó su independencia de España.

Se quedaron unos cuantos minutos y luego decidieron regresar a la vivienda de la urbanización Las Antillas,  desde donde cinco horas antes habían partido.

Era un apartamento cómodo con un recibidor, sala,  comedor, cocina y tres habitaciones, en una de las cuales descansaban los hijos de aquella mujer de tez morena y amplia sonrisa, que esa noche sobresalía por el labial rojo.

En lo que quedó de la madrugada durmió en su pecho, mientras él la abrazó. Al despertar, entrada la mañana, ella le contó lo que había soñado: estaba justo en el país que ella anhelaba conocer y se habían vuelto a encontrar. Esta vez procurarían no volverse a despedir.

Deja un comentario