Hado llevadero

Esta historia fue escrita entre Roberta, Valentina Solari y la edición del Comité editorial de Cuento Colectivo. Fue inspirada en estas palabras de Charles Baudelaire: “La danza puede revelar todo lo misterioso que yace oculto en la música y tiene el mérito adicional de ser humano y palpable. Danzar es poesía con piernas y brazos”. ¿Cómo te pareció el resultado? Tu retroalimentación es importante.

danza iiNecesitamos de esa palabra que para ser consumida requiere no ser gastada. Saraí corrió envuelta entre el misterio de las palabras, perdida en una utopía que danzaba entre la angustia y el saberse viva. El pálpito fuera de sus piernas fue un espectáculo privado para toda la humanidad. No se quedó, voló. Siendo pájaro azul, cantó al aprendizaje, en un modo de silencio que pocos vieron.

Se sostuvo en los inertes pasos de la muerte, en el secreto de sentir, en el padecer vagabundo de los cactus, que solo podría abrir la bailarina al son de los movimientos de los astros. Dime danza dónde estás, qué hay debajo de ti, qué te soporta y qué te oprime, o no me digas nada, asciende simplemente al templo, a la copa del cielo, déjame beberte para que así todo lo viviente se quede sin lugar.

Deja un comentario