Escoge el personaje que quieras ser

Cuento en construcción

Para este ejercicio puedes reencarnar en el personaje que quieras. Eso sí, tiene que ser un personaje famoso, vivo o muerto. Tu aporte puede ser el comienzo de un cuento o uno completo. La idea es que digas qué te pasa en el tiempo que estás en los zapatos de, por ejemplo, Napoleón Bonaparte, Luciano Pavarotti, Margaret Thatcher, Scarlett Johannson, Lady Gaga, Facundo Cabral, Silvio Berlusconi, Penélope Cruz, por nombrar algunos. Este ejercicio está abierto de forma indefinida y podrá haber varios aportes ganadores.

 

 

18 Comments

on “Escoge el personaje que quieras ser
18 Comments on “Escoge el personaje que quieras ser
  1. Elegí que el gran desierto de Sonora fuera el enorme pliego donde se leyera mi insaciable hambre de victoria. Si no viene el enemigo, yo le busco, este ejército le busca: falta poco, falta poco para hallarle al fin y demostrar una vez más, a la república entera, a todo el continente, más allá de los océanos, que es Antonio López de Santa Anna el instrumento indispensable para México. Los periódicos ensalzarán mi nombre y, al regreso, las ciudades me recibirán con vítores.

    – Mi general: el ejército está casi muerto. Ya son muchos días sin provisiones.
    – ¡Ordené que fueran a buscar por allá!
    – Mi general: solo hay plantas de gobernadora y el ejército ya no las quiere.

  2. Está claro… sencillo, muy sencillo, sí… ¿cómo no fue capaz de verlo Grossmann? A veces pienso que ni me escucha, ¿o será simplemente que no me entiende pero dice que sí por cortesía? Maldita costumbre que tenemos las personas, que estúpido.

    Albert dejó a un lado el problema con la operación para que más tarde su compañero lo viera, entonces se centró de nuevo en lo que de verdad importaba, en lo que no se debía perder tiempo: su teoría.

    Pero es que no podía evitarlo, le daba tanta rabia casi todos los aspectos de la humanidad que una pena enorme le inundaba cada vez que hablaba con alguien de sus problemas ¿qué no ven lo sencillo que realmente es vivir? Pero se encendía en carácter él solo y al final se refugiaba en su tan ansiada soledad.

    El tiempo… que relativo… se decía a veces a si mismo, y la de excusas que llega a crear un concepto abstracto… inventado. ¿Te falta tiempo pequeña persona? Está claro que hablándolo con los demás no lo recuperarás, empieza por organizarte y por luchar por algo que realmente merezca la pena para ser recordado por siempre… aún así… ¿Merece realmente la pena ser recordado por siempre? Miró por la ventana mientras poeticamente bebía de su taza con chocolate.

    Un voz lo llamó desde la puerta “¡Profesor Einstein!” parece que lo requerían y en un elegante gesto dejó la taza y marchó a ver que necesitaban de su ingenio, de aquel que muchos pueden tener pero que por dejadez y comodidad dejaban morir. Entonces se generaba de nuevo la rabia/pena del profesor.

  3. Quieron que todos sepan que estuve de acuerdo, la idea de hacer felíces a los niños me hace felíz a mí. Ya los veo disfrutando con los juegos, ya puedo ver el parque infantil repleto de palomas blancas.
    Algún día sé que alguien encontrará esto, parte de mi recuerdo, en el suelo de mi querido pueblo.
    Quizá la vida me lleve por caminos insospechados pero yo me quedaré aquí por mucho tiempo, el suficiente hasta que alguién lo encuentre.
    “Suya siempre…Gabriela Mistral, 28 de setiembre de 1954.”
    Listo, el mensaje quedó pronto. Ahora sólo me queda colocarlo dentro de la botella y enterrarlo en el terreno de aquí en frente, donde pronto habrá un bello sitio inundado de risas infantiles.
    No importa cuando lo encuentren, siempre estará próximo a la casa donde viví de niña; al encontrar el mensaje, me encontrarán a mí…

  4. La doncella ya está en el dormitorio. Me ayuda a vestirme rápidamente. Me ajusta las vestiduras que corresponden a la mañana. Pone el calzado en mis pies que corren delicadamente hacia donde se encuentra Alejandro. Él me ha mandado llamar. Con urgencia. Es mi padre, así que debo responderle enseguida. Allí estoy, con mis cabellos rizados y largos frente a su enorme figura. Frente a su manto rojo e imponente. Soy su hija. No hay dudas. Tengo su carácter aunque lo oculto bajo mi lado de mujer. Mis tres hermanos varones se hacen cargo de los asuntos de la Iglesia que él les encarga. Es un momento crucial en la historia de los Hombres. Sé que quedaré dibujada en los escritos, junto a ellos, de forma ambigua, y que mis enemigos tratarán de pintarme como una perversa dama de la Corte. De una Corte también perversa de un periodo oscuro, del que mejor olvidarse. Pero existo. Y no soy esa mujer que otros creen. He dejado por gusto que así sea. Mi padre ha dicho siempre que hay que cuidarse de los enemigos. Quienes nos rodean están a la orden de poderes nefastos para la gran empresa que Alejandro tiene en mente. Él sembrará, conquistará, y proclamará la palabra del Creador por el resto del mundo. Un mundo que ahora se abre. Nuevo. Enorme. Rico. Pienso todo esto mientras voy a su encuentro. Al de mi padre, “El Padre”, ante quien respondo y responderé siempre. He de sacrificar mi vida, mi amor verdadero, y mis grandes ilusiones. A cambio, recibiré su bendición. A cambio, podré ser la reina de la ciudad de Florencia, y ser benefactora de grandes artistas. Crear junto a ellos, como ninguna mujer lo ha hecho.
    Seré Lucrecia. Hija de Borgia. Perdida entre las tinieblas de mitos sobre mi vida.

  5. Me escabullí a mi escriytorio quería dejar escrita la novela , antes de partir de viaje. Me senté comodomanete en mi sillón de cuero y comencé, por la ventana se desmoronaban las hojas otoñales y eso me dejaba un regalo a los ojos. Me encendí con esas visiones y me pregunté, y si huvboese hecho volar a Remedios la Bella en medio de las hojas del otoño?. La habría en vuelto en un torbellino de ella y cuando esta subiera más arroiba de las nubes parecería una virgen. Sonreí ante la idea y volví a mi página en blanco , aunque no lograba liar mi cabeza en mi mano comencé : ” la plaza se llenaba de mecanográfos atadops a sus sillas que esperaban a aquelllos que pedían a gritos palabras , algunas llenas de remilgos, otras versadas para el amor, otras en trámite para sus pensiones. Me quedé mirando el vacío y me dije Gabo hoy no , hoy la felicidad viene verte con macondo pegado a la piel .

  6. UNA DE VAQUEROS: IGNOMINIA

    En el horizonte la luna se recuesta roja sobre la arena. Una suave brisa agita, muy leve, restos de las huellas que Lou dejó al pasar por allí. Su caballo y su revólver fueron los más rápidos y temidos del Oeste. Muchos quisieron hacer uso de esa fama, pero nadie tenía tan buena puntería, y fueron descubiertos. No mataba a cualquiera, siempre elegía con precisión a las víctimas. Parecía que actuaba de manera impulsiva, pero eso no era cierto. Sólo tomaba decisiones rápidas.

    Ese día -como tantas otras veces, se apeó del caballo -pareja de muchos años- arrastró las botas e hizo tintinear las espuelas contra la arena machacada. De un golpe abrió la puerta de la taberna: entrar y hacerse el silencio, fue todo una misma cosa. Las mujeres que bailaban quedaron con las piernas suspendidas por largos instantes, los hombres no se atrevían a mirar desde atrás del juego de poker.

    -Pueden seguir- dijo con los pulgares firmes sobre ambos percutores. Los índices deseosos, temblaban.

    Todo volvió a la normalidad: el pianista -sudoroso- prosiguió con la melodía, el humo de los cigarros continuó el recorrido hacia las ventilaciones del salón, se agitaron de nuevo los vestidos.

    Ya en el mostrador -con todas las miradas cargadas en la espalda- pidió un whisky doble que bajó de un sólo sorbo por la garganta. Hizo lo mismo unas diez veces más -todos las contaron en secreto- y sin pestañear siquiera, salió del lugar.

    Se subió al caballo y lo palmeó -¡Vamos a casa Silver!- le susurró en la oreja. El negro animal, obediente, emprendió el galope.

    -Es una buena persona -pensó el caballo mientras recorría raudo el pueblo- No pesa demasiado, me susurra las órdenes, me da de comer bien, y jamás me pone en peligro. Además nos entendemos: nada mejor que hablar las cosas; sino fuera por eso ya hace rato que hubiera dejado las riendas colgadas y huido a cualquier parte.

    Esos pensamientos fueron interrumpidos por el balazo traidor que tiró a Lou al suelo, Silver pudo ver cómo le manaba sangre desde el vientre. Sin poder hacer nada se echó a un lado a esperar la muerte.

    Tantas almas anotadas en la culata del revólver no eran ciertas, él en verdad era el único que sabía que eran muchísimas más. Habían recorrido muchas tierras de diferentes colores, se habían escondido tras miles de rocas y pernoctado en infinidad de cuevas frías. Le había visto descerrajar tiros de gracia de perfección inigualable. Llegó a afinar tanto la puntería que disparaba siempre al mismo lugar del corazón y desde cualquier distancia -eso se convirtió en una marca inimitable- No podía creer que ahora estuviera ahí, sobre el suelo, corcoveando en las ancas de la muerte.

    Muchas horas después el pueblo se animó a acercarse al cuerpo inerme y polvoriento. El comisario Smith fue el responsable de cargarlo hasta la funeraria y obligó al señor Master a jurar sobre la Biblia que jamás develaría ese secreto. Después lo depositó sobre la mesa sin pulir, por la que habían desfilado tantos pueblerinos menos ilustres que el bandido. Lo único que no pudieron cambiarle fue el rictus del rostro. Desde la vidriera del almacén donde tuvieron que exhibir el trofeo de la ley y el orden, la cara de la insospechada Louise, sonreía.

  7. Me levanté a las 9 como cada día, y a las 9.30 conseguí llegar al tocador de la habitación. Ahí visualizé mi peor pesadilla hecha realidad, un león con desorden psicótico se dirigía hacia mi a toda velocidad. Se acercaba, se acercaba más y más. Hasta que me dé di cuenta que estaba frente al espejo.

    En el fondo de la habitación mi marido, cansado de largas horas de trabajo como mi asistente personal, me reclamaba: Cayetana…

  8. LA MAÑANA SE LLENABA DE BORBOTONES DE SOL. ME APOSTÉ EN MI ESCRITORIO QUE DA AL MAR , AGARRÉ MI LAPICERO QUE ESCRIBE EN VERDE COMO LOS TALLOS DE MADRESELVA,Y ME ENCENDÍ EN UN POEMA ETERNO DE AMOR PARA MI MATILDE. MIS VERSOS NO SON LOS MISMOS LUEGO DE HABER SIDO CAPITÁN , ME DIJE Y SONREÍ ANTE LA IDEA DE REUNIR PALABRAS QUE MOSTRASEN LA FOTOGRAFÍA DE MI AMADA ENVUELTA EN LAS SÁBANAS AÚN DURMIENTES . AHORA SOY PABLO ME DIGO, O NEFTAlÍ? EL QUE SE ARRANCA DEL DICCIONARIO CON EL ÚNICO PROPÓSITO DE CANTARLE A ELLA EN MEDIO DEL SOFOCO DE ESTE SOL QUE LA ATRAPA SILENCIOSA Y DORMILONA, YA VENDRÁ EL VERSO Y HARÉ DE ÉL LA ENVOLTURA BISIESTA QUE LA ACUNE Y LA DEJE CAER EN MIS BRAZOS DE HOMBRE ASURADO DEL FIN DEL MUNDO .

  9. Dios, qué calor! Con razón esta siesta terminó en pesadilla, soñando un camino de tres años que pesaron como treinta y tres. Sudé sangre, mis amigos me abandonaron, los que se afanaban por oir mis palabras y comer mis peces también. Ví las tinieblas cerrase en torno al silencio de mi padre, sentí el fracaso de mi idealismo, convertido en cruel manipulación por parte de mis seguidores, no pude abrir la cárcel dorada de la servidumbre humana ni colmar con mi amor su horrendo vacío. Nada hice con ayuda, ni antes ni después que las luces rasgaron la noche y marcaron mi ruta hacia la calavera descarnada donde mataron mi cuerpo y mi esperanza. Pero al menos en mi pecho siempre aleteó la débil esperanza de que se me iba a ahorrar ese final espantoso, o no me habría despertado a tiempo para terminar la mesa y el arado que vendrán a buscar esta tarde. Maríaaaaaaaa …!! Agua por favor, y dile a Santiago, Pedro y Juan que luego iremos al pueblo, cuando cierre la carpintería.

  10. Noche tras noche en mis sueños lo encontraba. Cada día un sueño diferente ocupaba mi mente, diferentes escenas inundaban mi entendimiento, solo un rostro podía ver en mis sueños, pero al despertar, él, no estaba, se esfumó, como espuma de mar entre los peñascos o un abrumador día de verano.
    Las escenas transcurrían cientos de años antes de mi, imágenes, de guerras lugares hermosos o terribles, pero lo que más recuerdo es esa escena triste en la que ¨El¨ caminaba con esa dulce, triste y enigmática mirada suya que me estremecia el alma; el lugar era un desierto con una tormenta a punto de atronar sobre nuestros cuerpos, dejando en mi a extraña sensación que me hacia estremecer.
    Sin conocerlo ya lo amaba, adoraba y entendía sin siquiera haber hablado
    con el solo hecho de mirar su encantador rostro me sentía el ser más protegido y feliz del mundo .El sentimiento de quererlo tan desenfrenadamente venia de lo más profundo de mi ser tal vez por haberme salvado tantas veces en distintos lugares perdidos entre millares de ellos hacia que me enamorara de alguien que solo existía en mis sueños. Alguien que no existía en el mundo en el que yo lo quería amar. Tal ves poco a poco perdía la cabeza soñando algo que jamas llegaría.
    En medio del querer inminente que sentía, me hacia ilusiones que algún día llegaría ese ser , ese hombre tan divino que solo existía en mis sueños , ese ser que tal vez había amado en cientos de vidas o tal vez en una sola que duro como todas ellas , con ese absoluto sentimiento que sentía en mi corazón aun sin siquiera conocer a ese alguien que me hacia suspirar locamente y amaba que conocía en mi sueño aun mas perfectamente que la palma de mi mano. En el que pensaba noche y día y era un dulce secreto escondido mejor aun que el santo grial. Era extraño despertar todas las mañanas imaginando que si salia a las calles a caminar, lo encontraría, bañado de rayos de sol, con su piel tostada, y esos hermosos, grandes e intensos ojos pardos, pero ya hacia mucho que se había ido, como buscarlo si ni siquiera su nombre me había dejado…

  11. después de ver derrumbado él muro de Berlín supe dos cosas que mi camino estaba decidido, y dos que no solamente se había derrumbado un cascajo de un viejo sistema si no toda mi infancia…

    estaba dispuesto a dar todo lo que yo era porque mi música se escuchará, no sé realmente hasta donde llegaré porque mi único limite será el cielo, aclarando que en lo sucesivo sería el infierno, dicen que es donde van los alemanes, y más si soy irani.. no tengo muchas opciones de limites, no creo más en ellos.

    Chris Ruiz me convenció de cambiar el nombre de Body project a simplemente AND ONE, por fin lanzamos un disco esperábamos que más personas que el y yo entendiéramos la finalidad de METALHAMMER. pero las criticas fueron duras como el barrio donde crecí.

    pasaron muchas cosas, desde que Chris se fue nunca pensé que podría dejar de vender ordenadores, pero al final también ha servido venderlas Life isn’t easy in Germany, ¿qué acaso creían que fue fácil?, nada es fácil, pero ahora más escuchas no promedio me escuchan, ¡MTV! favorable experiencia.

    te miro muy asombrada, pense que sabías quien soy, me doy cuenta que aún no rozo ni un poco mis metas, ¿gracioso no?, el nombre de mi ultimo disco es S.T.O.P.

    ¿si aun no sabes quien soy?, entonces te dejaré esperando saberlo, porque es más interesante dancing in the factory que ser un Virgin Superstar.

  12. Me levanté sorprendida, no reconocía a donde me encontraba. Tenía una enorme pesadez en todo mi cuerpo. Me sentía como si me hubieran apaleado. Al mirarme al espejo me quedé muy sorprendida. Tenía un aspecto grandioso y lo que veía frente a mí nada tenía que ver con mis percepciones. De pronto recordé lo que había sucedido la noche anterior. Habíamos estado ensayando para el papel que me había propuesto Steven Spielberg. Aún no podía creerlo. Me dijo Angelina sólo tienes una opción decir que sí, que participarás en mi próximo proyecto.

    Saludos
    Rosa M.

  13. No estoy en el infierno como muchos suponen.
    Aquí conocen mis canciones y todos me saludan cuando mi sombra pasa.
    No es fácil partir cuando uno es el ídolo de muchos.
    John siente lo mismo: invitaba a imaginar un mundo diferente. “Jim – me dijo ayer – la vida es lo que pasa por al lado cuando uno está haciendo otra cosa”. Y es cierto. Yo empecé a morirme antes de morir.

Deja un comentario