El fragante beso de la muerte

Cuento final

Este cuento fue escrito entre Benjamín Rodríguez y Cuento Colectivo. Es de los más breves de nuestro repertorio. ¿Te gustó el resultado?

¿Doctor, quiere que recuerde? Fue bajo el crepúsculo. En un febril escape al tráfico capitalino revolucioné el engranaje de mi bicicleta y me escabullí entre la calle más desolada de la cuadra. De golpe, creyendo conquistarme, la muerte me besa encapotada de azucenas, crisantemos y claveles en un afán desaforado por sacarme de este mundo.

Por fortuna advertí su llegada al entender que ese aroma no sería el que algún día frunció los labios de una enamorada o animó carnavales en ambos trópicos, sino un aroma de frescura fúnebre, de muerto nuevo. Fue en ese instante que vi al destino de reojo y me aferré a él de un salto. Eso fue doctor, un segundo estaba viendo el letrero de la funeraria y al otro, aquí frente a usted.

Deja un comentario