Disco de música clásica que de repente se raya

Esta historia fue escrita entre nuestra usuaria “Hijadelaluna” y la edición del Comité editorial de Cuento Colectivo. El título también fue escogido por Cuento Colectivo. Una vez termines de leer el cuento, dinos como te pareció el resultado en la zona de comentarios de esta entrada.

ballet

Y ahí estaba yo. Joder, me veía hermosa. Tutu y tiara, zapatos de bailarina. El vestido blanco se amoldaba tan bien a mis caderas y esa noche el maquillaje me quedó precioso. El público estaba listo para comerme viva y yo estaba lista para darles alimento.

Estaba nauseabunda debido a los nervios pero mi sonrisa y mi mirada no permitían que lo demostrara. Me asomé al escenario, y efectivamente, el número que representaban era exquisito. Difícil de superar, así que decidí meter la cabeza antes de que el miedo comenzara a trastornarme.

Le sonreí con dulzura a mi compañera, sabiendo que ella pensaba lo mismo que yo. Superarme, sacarme de la linea y arrebatarme a mi público. Me paré en el centro del escenario y la música delicadamente circulo por el marco del teatro. Subí los brazos y doble las piernas. Me detuve.

No recordaba la coreografía, no recordaba porque diablos estaba ahí y la energía no fluía hacia mis piernas. Entonces las demás chicas comenzaron a bailar, como cisnes, en una danza monumental. Les aplaudían, el publico las idolatraba. Pero a mi no, a mi me miraban con desprecio.

Me lanzaron lodo y piedras, sin importarles que yo llorara. Sin embargo, las chicas seguían bailando. Entonces la ira se apoderó de mí y salté sobre la primera perra que se atrevió a bailar delante mío. La tomé de su perfecto moño y la impulsé hacia el suelo. Me tiré sobre ella y le di dos golpes a puño cerrado. Paré cuando el público aplaudió.
“Es nuestro”, escuché decir a mi compañera.

Me aferré a las cortinas rojas, temblando. De repente, me sentía mas inflamada de lo normal y de seguro el maquillaje se me habría corrido ya. Ya estaban saliendo a escena, pero yo no podía. A este paso, la imaginación acabaría conmigo.

Deja un comentario