Cuando las heridas suenan

Cuento final

Esta historia fue escrita entre Vilma Barerx, Nora Saavedra, Sandro Vergara, Celina Arce y editado por el Comité editorial de Cuento Colectivo. ¿Cómo te pareció el cuento?

Indefinidamente, busco el teclado en las ramas desajustadas de cada mano que no he de tocar, el sonido… el silencio. Son caricias en mis yemas y punzadas a mi pecho. Los lamentos que no puedo abandonar se incrustan al oído. Tantas hembras, tantas glorias y la pérdida de mí en cada una de ellas. El compás desajustado tiembla al solo intento de claridad.

Es entonces cuando sus sombras se levantan y me envuelven en la pena. Son mil dedos, cientos de palmas y esos cuerpos que no reconozco en mi historia. Cuerpos sin nombres ni caras en las que yo me pueda reflejar, es el tinte del silencio y la ubicuidad. Mi mente en desatino enreda mi letra, mi melodía incestuosa.

“No tienes alma, eres un ser sin alma que merece lo peor” dice una.
“Te maldigo Sebastián, te maldigo a ti y a todos tus seres queridos. Acabaste mi vida” dice otra.
Espero que algún día sientas lo que es ser usado y desechado. Somos personas… no objetos que ser tirados a la basura. Algún día te arrepentirás de tanto abuso y tanto descaro. Es que ni remordimiento sientes. Eres un diablo, un egoísta al que no le importa más nadie que él y sus estúpidas melodías”.
Se escucha una nota grave desafinada que termina con la música. Sebastián se levanta de su silla. Las voces se han ido.

Camina hasta la ventana de su hogar y se queda mirando a la luna por varios minutos, que está llena esa noche. Es obvio que la culpa lo sofoca, piensa en lo necesario de una catarsis, y para eso, sólo conoce una manera. Se sienta de nuevo en su piano. Empieza con notas suaves, que cada vez se van tornando más sensuales y por momentos agresivas.

Las mujeres del pasado de Sebastián vuelven a aparecer. En un punto, hay una lucha entre la sensualidad y la ternura de las melodías. La lucha prosigue por largos minutos y la creación espontánea termina con melodías suaves y provocadoras, pero con ritmos menos marcados. Hay armonía entre ellas y se han vuelto una sola.

La música acaba y las mujeres se han ido. Sebastián escucha como alguien aplaude detrás de él. Da la vuelta y es Valeria, la chica a la que ama y con la que lleva saliendo por mucho tiempo, pero siempre ha mantenido a escondidas. “Es lo más bello que te he oído tocar. De verdad, hermoso. Tienes mucho talento” dice Valeria.

Su cabello rubio se mueve con el viento, que entra por la ventana. Un espejo en el fondo derecho del lugar, la refleja de perfil con su pijama larga, blanca de seda. Sebastián se acerca hasta donde ella, se soporta sobre una sola rodilla y le pregunta: “¿Quieres casarte conmigo?”.

5 Comments

on “Cuando las heridas suenan
5 Comments on “Cuando las heridas suenan
  1. Me parece un intento fallido de descripcion de “la inspiración” y el final me parece patético.No es necesario decir que camina a la ventana de su hogar, tampoco que la luna es llena y por eso la mira, no decir que es obvio,mejor describirlo, no decir que necesita una catarsis, que el lector lo deduzca.
    Saludos

  2. Mejor dicho… habló García Márquez. Que yo sepa en ficción se puede hacer uso de un narrador omnipresente, que conozca los pensamientos de los personajes. No sé por qué dices que innecesaria la parte de la ventana y la luna llena, si se está ambientando el lugar. En fin, entre gustos no hay disgustos. Tal vez no te gustan los finales felices…

Deja un comentario